Gran polémica por el asunto de la cancelación de la piscina para Nueva Palmira

Márquez sobre Passarino: “Todo lo que toca siempre termina mal”

Passarino acusa al sector político de oposición de “Mal ejemplo”

Andrés Passarino
Una gran polémica surgió en los últimos días en Nueva Palmira por la construcción de la piscina, que fue cancelada tras la advertencia de la Junta Departamental por la falta de audiencias públicas para su realización. Respecto a esto, el alcalde Andrés Passarino aseguró que “se tomó esa decisión por razones ajenas a la voluntad de este Municipio”, y que “sería más que injusto que se perdiera ese dinero porque el Municipio cumplió con todas las obligaciones”, por lo que el dinero del literal sería reinvertido. “Se elaboró con todas las garantías y después, lamentablemente, no se aceptó una donación en la Junta Departamental, algo impensado” expresó en conferencia de prensa a principios de febrero. Además, señaló que “el costo de la piscina estaba muy equilibrado con el beneficio, no estábamos hablando de una piscina de 55 millones de pesos como costó en Dolores, estamos hablando de una piscina que cuesta 3 millones 600”. Destacó que “ahora ponernos a buscar un terreno nuevo es muy difícil, los tiempos también nos apremian”, pero también especificó que hay varias comisiones e instituciones interesadas en retomar el proyecto de la piscina. Afirmó que “el Municipio se portó muy bien con la comisión, fue recíproco todo, fue un trabajo muy preparado durante todo un año, hay que recordar que arrancamos con esta idea y empezamos a informar esto a finales del 2017”. La construcción de esta piscina tenía, según el alcalde, varias finalidades, que incluyen la salud, la juventud e incluso la preparación física de los cuadros de fútbol, ya que “la piscina es un lugar ideal para un montón de cosas, por eso nos parece una gran pena que no se pueda concretar, yo no pierdo las esperanzas”. “Esto lo que hace es que la gente no participe, porque vos fíjate que una persona que tuvo la buena voluntad, la buena fe, la solidaridad con la comunidad de desprenderse de un bien para que otros lo disfruten, y termina siendo cuestionado, imagínense cómo puede sentirse un vecino el día de mañana si quiere participar en un proyecto de Nueva Palmira, muy mal el ejemplo que dio en este caso el sector político”, opinó Passarino.
Por otra parte, el Secretario General de la Intendencia, Guillermo Rodríguez, explicó que la relación entre el costo y beneficio “era espectacular”, ya que “si vos transpolás esos 3 millones y medio de pesos que salía la piscina a lo que podés hacer, con 3 millones y medio hacés ocho calles”. 

La otra cara de la moneda

Sin embargo, el Edil Departamental Hebert Márquez fue entrevistado por INFO891 respecto a esta polémica situación, y fue muy duro con Passarino. Consultado acerca de la opinión del alcalde sobre el mal ejemplo del sector político, Márquez opinó que “acá el que está afectando a Nueva Palmira es el alcalde”. Denunció que “el que se ha desviado en hacer negociados y en complicar las cosas es él”. “Ha esperado ahora a cuatro meses de unas elecciones internas a tener grandes proyectos, y no trabajó durante cuatro años, ese es el primer problema”, señaló el edil, y manifestó que Passarino “anda gestionando cosas sin la debida participación ciudadana, no siempre las obras con él han terminado bien”. Utilizando como ejemplo el asunto de las cámaras de videovigilancia, repudió “una verdadera estafa que se le hizo a los palmirenses, lo de la ciclovía también, después estuvo gestionando, como que iba a hacer una cancha de tenis, y terminó haciendo un verdadero mamarracho con la peatonal de la 113, que no se sabe cuánto gastó”. “Es él el que ha estado gestionando mal, inclusive no ha sido capaz, pese a que está pago para eso, de hacer funcionar el Municipio”. Retomando el tema de la comisión que participaría en la construcción de la piscina y la cancelación del proyecto, Márquez dijo que Passarino “ha tenido la habilidad de meter gente honesta en los problemas de él, si él estuvo cuatro años y no juntó la gente en pos de objetivos claros, no es culpa nuestra, porque él cuando estuvo en el otro período, algo hizo, si bien en el último año se prestó a este tipo de maniobras, por eso lo conocemos, por eso yo creo que salvamos a esa comisión que él dice que trabajó tanto de un bochorno de los tantos que ha hecho este alcalde”. Afirmó que “en este caso debe haber ocultado información, a nosotros nos parece muy extraño”. Por otra parte, aseguró que en la carta que recibieron en la Junta, los planteos “no fueron los antecedentes que nosotros hubiéramos querido, porque nosotros nunca rechazamos, dijimos que precisábamos audiencias públicas para todo, porque el mismo alcalde dijo que por 600 o 700 pesos por mes la gente podía tener derecho a usar esa piscina, él lo dijo, no lo dijo la comisión”. Además, según Márquez, cuando se presentó el proyecto, en él se narraba que  “los únicos que tenían que ver en contrataciones, rellenos de tierra, licitaciones y todo eso, era en sí el Municipio y la Intendencia, y no aparecía en ningún lugar que había responsabilidad pública también de la comisión, lo que nosotros pedíamos era darle garantía a la comisión de que no iba a terminar eso en una de las tantas maniobras y las malas obras que ha hecho este alcalde, nosotros pensábamos que ayudábamos a la comisión a tener un resguardo cuando se hicieran esas licitaciones, en la práctica, decía que la comisión no tenía nada que ver”. Entre la extensa cantidad de acusaciones que realizó Márquez en el matutino, remarcó que “todo lo que toca (Passarino) siempre termina mal, y no es culpa de Nueva Palmira, ni de la oposición, ni de este edil, y dejar eso para cuatro meses antes de las elecciones, me parece que había muchas improvisaciones”. Consultado acerca de cómo se debería haber gestionado desde un principio un proyecto de estas magnitudes, el edil señaló que “el plan de gestión tendría que llevar a una audiencia pública donde también categorice desde el punto de vista de las prioridades y sean públicos para que ahí sí haya participación ciudadana, a nosotros no nos convence que esos recursos sean asignados por sí y prácticamente personalmente a organismos o entidades que en todo caso tienen que pasar por una audiencia pública”. Calificó el accionar de Passarino como el de un “señor feudal que destina para acá o para allá según su antojo, y Palmira no se debe prestar para eso”, una acusación similar a la que hizo el precandidato a la Presidencia Daniel Martínez, que afirmó que la situación democrática de Nueva Palmira no podía parecerse a un feudalismo, ya que los candidatos de la oposición no tienen voz ni voto en el Municipio. “Una cosa es reunirse y otra cosa es tener una comisión que después va a terminar gestionando un proyecto a término”, sentenció Márquez.  

Comentarios