Maltería Uruguay S.A. ocupada desde la noche del jueves

Los trabajadores denuncian despidos abusivos.
Fotografía: Nano González Ferraro
El pasado viernes, la fachada de la industria Maltería Uruguay Sociedad Anónima, planta maltera ubicada en Nueva Palmira y perteneciente a la firma multinacional AmBev, amaneció con decenas de pancartas sindicales de diversos sindicatos, a raíz de lo que los trabajadores denominaron "despidos abusivos". Según pudimos conocer en el día de la ocupación de la planta maltera, esto se debió al despido de seis empleados del área de mantenimiento de la planta, aparentemente por motivos que luego se refutaron. De acuerdo con las declaraciones que el dirigente sindical Cristhian García realizó a Palmira FM el pasado durante el primer día de ocupación, los trabajadores creen que la empresa actuó "de mala fe", al querer despedir a seis compañeros. 
"El sindicato obviamente no va a negociar ningún despido y eso no le gustó mucho a la empresa, porque ella quería el aval del sindicato, a lo cual nunca vamos a acceder", expresó García. Agregó que en el momento en que salió la sanción para un compañero electricista de la planta, "estábamos en desacuerdo con la medida, porque creíamos que son muchos días lo que se le dio, por algo que nosotros pensamos que es mentira, creemos que es mentira y aparte, nuestro compañero nos comentó que son totalmente falacias de la empresa, y nosotros vamos con esa postura a hablar con la empresa, y ayer se cerró el diálogo totalmente". 
García señaló que, en asamblea, se comenzaron a tomar medidas para llevar a la empresa, pero "la empresa, totalmente cerrada, no quiere negociar nada". A raíz de esta falta de diálogo, el sindicato llamó a la escribana para notificar a la empresa que estaría de paro, atendiendo los servicios esenciales, porque, según explica el dirigente, "lo que tenemos que hacer es ver toda la materia prima que hay en proceso" para no perjudicarla.  Sin embargo, los trabajadores aseguran que la empresa no quería aceptar en primer término la carta, y el sindicato solo negociaría un sistema de sanciones si la empresa no despide a los empleados en cuestión, principalmente para evitar pérdidas de salario.
García expresó que la empresa "por ahora no ha dado el brazo a torcer, y nosotros pensamos que a nivel AmBev, se viene algo muy grande a nivel de Brasil, y esto es algo más que nada político", y aseveró que el despido "es algo digitado", ya que se trata de personas a las que la empresa "no quiere", y porque "se ensañaron con esas personas y son ex dirigentes sindicales". El dirigente sindical asegura que "esto es una persecución".
A raíz de la especulación que se generó en la ciudad, que, cabe destacar, tiene alrededor de 10.000 habitantes y la información trasciende velozmente, el sindicato desmintió el comentario de que la empresa tomaría personal: "La empresa en ningún momento dijo que iba a tomar personal", explicó García, y señaló que la empresa quiere una instancia de diálogo para crear el sistema de sanciones, si las personas a las que quería despedir están en el seguro de desempleo. El dirigente expresa que la respuesta fue: "pero esas dos personas, tres, o los que sean, si vos las sacás al seguro de desempleo, vas a tener puestos libres, no vas a poder tomar a nadie, se cae de maduro que si vos mandás personas al seguro de paro, significa que no podés tomar a nadie, eso significa que están en una encrucijada que no tiene lógica"
En esta ocupación brindaron su apoyo diversos sindicatos del departamento de Colonia, desde la construcción, portuarios, policial, secundaria, magisterio, municipales, entre otros. "La clase obrera está identificada ahora, en este momento, en el portón de Maltería, por una causa injusta", señala García.
Por último, el dirigente afirma que lo que queda por hacer, es esperar a que la idea presentada por parte del gremio sea factible, y se pueda mantener a las personas en el puesto de trabajo, para luego hacer el sistema de sanciones entre la empresa y el sindicato, y de esta forma levantar la medida de ocupación. Sin embargo, también expresa que ven difícil esta posibilidad, "por eso mismo es que nosotros ahora a la medida no la vamos a levantar, hasta tener algo concreto de la empresa, este fin de semana seguro va a durar, y no sabemos hasta cuando". Al mismo tiempo, señaló que "el sindicato siempre tiene las puertas abiertas para hablar y mediar estas cosas, no podemos salir de cero a cien a sancionar gente que nunca ha sido sancionada o si ha sido sancionada no ha sido notificada en tiempo y forma". Otro de los dirigentes, Andrés Ronchevich, expresó que "por más que estemos en conflicto, queremos dejar en claro que estamos abiertos al diálogo con la empresa, y ellos lo saben, pero con un cambio de postura de ellos".
"Ahora vamos a soportar todo lo que más se pueda con el apoyo de la gente", concluyeron desde el sindicato.